Efectos de un Decreto

Cada palabra que se pronuncia es un Decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado.
Fíjate que tantos decretos puedes hacer un solo día:
• Los negocios están malísimos.
• Las cosas andan muy mal.
• La juventud está perdida.
• El tráfico está imposible.
• El servicio está insoportable.
• No dejes eso rodando porque te lo van a robar.
• Los ladrones están asaltando en cada esquina.
• Tengo miedo de salir.
• Mira que te vas a caer.
• Cuidado que te matas.
• Vas a romper eso.
• Tengo muy mala suerte.
• Eso no lo puedo comer porque me hace daño.
• Mi mala memoria.
• Mi dolor de cabeza ya es parte de mi.
• Mi reumatismo.
• Mi mala digestión.
• Ese es un bandido.
• Esa es una desgraciada.
• Tenía que ser, cuando no.
• Eres un burro.
• Eres el peor.
• Eres la oveja negra de la familia.
No te sorprendas ni te quejes que al expresarlo lo ves ocurrir, lo has DECRETADO!!!!!!!! has dado una orden y tiene que ser cumplida.
Recuerda y no olvides jamás, cada palabra que pronuncies es un decreto positivo o negativo.
Si es positivo se te manifiesta en bien y si es negativo se te manifiesta en mal.
Si es contra el prójimo es lo mismo que si estuvieras decretando en contra tuya y se te devuelve.
Si es bondadoso y comprensivo hacia el prójimo, recibirás bondad y comprensión de los demás hacia ti.
Y cuando te suceda algo molesto, negativo, desagradable no digas, ! Pero si yo no estaba pensando ni temiendo que esto me fuera a suceder!, ten la sinceridad y la humildad de recordar en que términos te expresaste de algún prójimo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *