Resucitó

Estamos llenos de malas noticias, la energía negativa parece ser la regla en todas las situaciones del día a día… crisis por aquí, crisis por allá… desde cuestiones económicas, de seguridad, etc. Países con crisis en sus gobiernos que tienen rebeliones o golpes de Estado, y hasta los países “Ricos” con déficits tan elevados como nunca en su historia…. Otros países mas como Japón, tan golpeados por la naturaleza, que “gracias a la era de las telecomunicaciones” solo hacen más que acrecentar nuestro pesimismo casi en tiempo real, bombardeandonos.

Otras tendencias actuales son el querer vivir las vidas de los demás, ahora no solo una hora diaria por televisión, sino que seguimos por Facebook o tweeter hasta el más mínimo detalle de sus vidas, ya sea de un grupo de artistas, un grupo de comunicadores (de los de malas noticias), o simplemente seguimos a gente aleatoriamente (de esos que llamamos “amigos” de internet).

El mundo vibra con más fuerza hoy (13 ciclos por segundo, cuando hace 20 años eran solo 7), nunca tenemos tiempo para nada, siempre andamos con prisas, los niños nunca están satisfechos, siempre quieren todos más… y si a esto le sumamos un vacío interior? Mismo que llenamos con desesperación de malas noticias, de malas energías, de tweets y mensajitos de “idealizaciones”, de fantasías, que resultado podría tener? Que podemos hacer?

Se que no es sencillo cambiar, no es sencillo renovarse, pero tenemos que llenar ese vacio con cosas positivas, tenemos que dejarnos guiar por el Cristo interior,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *