Padre Nuestro, reflexiones

Estas son unas reflexiones sobre cada frase que compone el rezo del Padre Nuestro. Cuando estamos conscientes de cada frase que recitamos de memoria, les aseguro que lo sentimos diferente, lo vemos desde una óptica clara, vemos como encaja cada frase, como si fuera un rompecabezas simple pero hermoso. Los deseos y afirmaciones, van cristalizando los conceptos de lo que queremos para nuestra vida en la medida que los pensamos, que los hablamos y repetimos.

PADRE NUESTRO
Reconocemos que Dios es nuestro padre… somos sus hijos. No somos sus cosas, sino hijos, hechos a su imagen y semejanza. Tenemos algo de El, una herencia, una parte “buena”, y claro, como los hijos (tal cual sabemos), cada uno es individual y no una copia del Padre.. En la misma frase, es “nuestro”, no dice “mio”… es decir, nuestros semejantes son hijos del mismo Padre, son nuestros hermanos. Siempre me ha sonado raro decirle a las personas “hermano”, esto es por el paradigma de que siempre mis “hermanos” han sido los otros hijos de mi Padre aquí en la Tierra… pero esto de “Padre Nuestro”, y de hermanarnos con el resto de la humanidad, es tan profundo, pero también tan simple… Aquí esta la diferencia entre los hombres y el resto de la creación, asi como el lazo que nos une como “hijos de Dios”.

QUE ESTAS EN LOS CIELOS
Donde comienza el cielo? Donde termina? Buscar a Dios en el cielo es buscarlo en la inmensidad, es voltear para cualquier parte y verlo ahí, sobre nosotros, cubriendo todo, abrazando la Tierra, protegiéndola, y básicamente como parte del oxigeno que necesitamos, por qué no en “los mares”? “en el centro de la Tierra”? En los cielos, que se extiende indefinidamente y es un todo, es una buena descripción de “Donde esta Dios”, en todas partes, solo basta con que abras los ojos, ahí estará.

SANTIFICADO SEA TU NOMBRE
Reconocerlo como “Santo”, tratarlo de manera “Santa”. Hablar en “nombre de Dios” no es cualquier cosa. Desde los profetas que hablan en nombre de Dios, hasta los que “juran por Dios”, están comprometidos en eso mismo..en santificar su nombre. El solo nombre de Dios es algo “santo”. Esta frase es reconocer eso mismo y darle ese lugar.

VENGA A NOSOTROS TU REINO
Aquí reconocemos que Dios tiene un Reino que no tenemos ahora mismo, pero que lo queremos. Es un reino que no es de este mundo? Porque no dice “llévame señor a tu reino”, sino venga a nosotros tu reino… aquí donde estoy (en tiempo presente) ven y reina, rige mis actos, hazme tu siervo, y haznos a todos tus siervos. Tampoco dice “obedéceme y se mi siervo”, sino ven y reina, gobierna sobre nosotros, queremos que seas nuestro rey (de todos, no mío). También podemos suponer que hay otros “reinos”… y nosotros queremos el reino de Dios, no el reino del Mal, de las Tinieblas, de la Oscuridad.
HAGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO
Aquí queremos que se haga la voluntad de Dios, a pesar de nuestros deseos (hágase tu voluntad, no la mía). Declaramos que sea igual que como es en el cielo (su reino), en armonía. Y somos un corcho flotando en el mar? Acaso podemos tener deseos? Claro que podemos tener deseos… pero hay reconocer, que si Dios lo quiere, así será…será lo mejor para nosotros, porque seguiremos el camino (dharma) que hay para nosotros. Aun Cristo, antes del suplicio dijo “Padre, sálvame de este trago amargo… pero no se haga mi voluntad sino la tuya”… imagínense si el mismo Cristo pedía esto, pero Dios tenía el plan y Cristo lo acepto tal cual estaba pensado, planeado. Cuantas veces nos aferramos a algo, a pesar de estar en contra de toda ley, de toda lógica…incluso, lo peor…que no ayuda en nada a nuestro crecimiento, no ayuda a nadie. Creo que esta frase encierra una humildad, que si somos conscientes cuando lo decimos, y así actuamos, es simplemente espectacular.

DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA
Es la confianza de que Dios nos mantiene vivos al “día”…no dice danos pan para mil años (por cierto, específicamente el pan si no lo comes, se hace viejo, duro, etc.). Es pedir lo que necesitamos para vivir, para hacer nuestra misión… para comenzar no pedimos danos los “lujos” de cada día… pero nada nos impide pedir una casa grande y bonita, si está a disposición de Dios, si nos permite ayudar a los demás. Por ejemplo, tener un negocio que da empleo a muchas personas…claro que es licito pedirlo, y si es la manera de que aportaremos a la evolución de la humanidad, seguro lo tendrás. La idea aquí es pedir lo que necesitamos, no de mas, ni de menos… Si pides mucho, que sea porque vas a dar mucho, porque necesitas recursos materiales para hacer cosas… y así mismo, si pides bienes espirituales, es porque los vas a compartir/utilizar para algo. El pan de cada día, significa “dame lo básico para mi misión”… grandes misiones requieren grandes recursos. El que recibe más, tiene más responsabilidad de responder a los dones recibidos..
PERDONA NUESTRAS OFENSAS, COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN
Pedir perdón, perdonar a otras personas, perdonarnos incluso nosotros mismos. Como pedir perdón si no hago lo mismo con mis semejantes? Esta ley de correspondencia, donde lo que hago se me regresa…funciona también para el perdón. Cuanta falta nos hace el perdón para avanzar, para seguir adelante…pero también nos hace falta perdonar, aunque estimemos que “no pasa nada”, las personas necesitan saber que fueron perdonadas…puede ser solo con tu mente y corazón, no tienes que ir a buscarlo de frente (que sería mejor), pero funciona si lo haces sinceramente, tal cual lo haces en el confesionario. De esta manera, pedir perdón será natural, sincero, y seguro nuestro Padre nos escuchará.
NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN
Sabiéndonos humanos, muuuy humanos, sabemos que la tentación es un pre-pecado, es la oportunidad de hacer algo malo, ya casi sin pensarlo. Si no hay tentación, pues no hay pecado. Esta frase es un reconocimiento a nuestra debilidad humana, y que pedimos esto porque estamos conscientes de nuestra fragilidad, de nuestras debilidades e impotencia ante el pecado. Por ahí recuerdo algunas frases de algún evangelio, donde dice que “es mejor que te saques un ojo, o te cortes una mano, si es que son causas de que pecado..”… Entonces, evitar las tentaciones es una petición sabia, no? Alejándonos de las tentaciones, hace más sencillo el camino a la santidad. Porque al final, considero que le pecado es mas por ignorancia que por decisión propia… porque si alguien estuviera consciente completamente de las consecuencias de pecar, seguro no peca.
Y LIBRANOS DEL MAL… AMEN
Ya para terminar, por si se nos pasó algo, pues líbranos del mal. Del que hay afuera? Del que podemos generar nosotros? Pues creo que de todos. Cual será la diferencia entre una frase en positivo, por ejemplo: “que vivamos felices…”, “que estemos en armonía..”, etc., contra este que ni siquiera es: “destruye el mal”, sino solamente: “líbranos”, haz que escapemos, que no lo encontremos, etc. O sea, el mal ahí esta… solo no lo quiero conmigo, ni con nosotros.
Espero que estas reflexiones sean solo una motivación para que mediten las frases y las sientan en lo más profundo de su ser.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *